lunes, 22 de septiembre de 2014

Problemas para convencer a los niveles decisorios de que "debe salir"

Quienes toman las decisiones en una empresa suelen hallar difícil eliminar el inventario muerto porque esto puede afectar de manera adversa los balances y disminuir recursos que se consideran valiosos para obtener préstamos.

• Impacto de la eliminación. Todo lo que aparezca como activo en los balances tiene un valor contable. Dicho valor, consistente en el costo original de un articulo menos la depreciación, se denomina "valor en libros". No importa que el artículo en realidad carezca de valor ya sea para el cliente o como parte de un proceso de fabricación. Si tiene un valor de un dólar en libros, la eliminación del inventario muerto tiene consecuencias contables para nuestra organización. 
Si vendemos inventario muerto con valor monetario con un gran descuento, lo desechamos o lo donamos a obras de beneficencia, inmediatamente tendremos que suprimir su valor en libros, lo cual, por supuesto, tendrá un impacto negativo sobre los estados financieros. Si la organización es reacia a hacer ajustes extraordinarios en los balances y nunca o rara vez suprime el inventario muerto, puede ser bastante difícil convencer a quienes toman las decisiones de deshacerse de tales artículos. El nivel decisorio simplemente no estará dispuesto a "asumir el golpe sobre los libros".
• Estructura de capital de la organización. Casi todo el mundo ha escuchado la expresión "el dinero en efectivo es rey". El problema para muchas organizaciones es que el flujo de caja no siempre se mantiene al ritmo de las necesidades. Con frecuencia las organizaciones obtienen capital operativo al solicitar préstamos sobre (a) sus cuentas por cobrar y (b) el valor en libros del inventario en depósito. Las "cuentas por cobrar" son las sumas que adeudan los clientes como resultado de actividades de venta normales. Dependiendo del sector, los bancos por lo general prestan hasta el 75 por ciento del valor de las cuentas por cobrar que se vencen en un plazo de 90 días o menos. 
Los banqueros también prestan sobre el valor en libros del inventario. La disposición a prestar sobre este activo no es tan clara como con las cuentas por cobrar. La naturaleza más compleja de tales transacciones proviene del hecho de que, de acuerdo con prácticas contables aceptadas, debe avaluarse el inventario según el menor costo o valor de mercado justo. 
Por consiguiente, es lógico que las existencias muertas deban avaluarse al valor justo de mercado de cero dólares, sin importar su costo original. No obstante las prácticas contables generalmente aceptadas y pese a que partes del inventario no tienen valor real de mercado (y deben avaluarse en cero dólares), los banqueros a menudo prestan a una organización del 50 al 60 por ciento del valor del inventario tal como se muestra ese valor en libros. En consecuencia, las compañías a veces mantienen existencias muertas en depósito con el fin de conservar este valor artificial en los libros. 
Este es un aspecto sobre el cual la mayoría de quienes se encargan de manejar inventario no den en control directo alguno. Sin embargo, los siguientes argumentos pueden contrarrestar la necesidad de mantener los valores de inventario artificialmente altos.

domingo, 21 de septiembre de 2014

Por qué se le ha dicho que no salga de él

¿Por qué se encuentran aún allí las existencias muertas? Las tres razones que se ofrecen con mayor frecuencia para que no se pueda salir del producto en cuestión son las siguientes: 
  1. Ya se ha pagado.
  2. Se puede utilizar algún día. 
  3. Se puede vender algún día. 

Estas explicaciones parecen lógicas y la idea de eliminar las existencias muertas parecería contraria a la intuición. En verdad, existen algunos problemas prácticos muy reales para arrojarlos simplemente al contenedor de los desperdicios.

sábado, 20 de septiembre de 2014

Inventarío obsoleto

Todo encargado de inventarios que haya tenido que quitar de en medio repetidas veces existencias que se mueven realmente despacio o que están totalmente muertas, o que esté desesperado por falta de espacio debido a que el inventario obsoleto devora mis y más metros cuadrados, sabe que tales artículos "simplemente deben salir".

viernes, 19 de septiembre de 2014

Análisis de proporciones o razones y lo que significan - V

Nótese que si el inventario ha aumentado o disminuido de manera significativa durante el año, el inventario promedio del año puede sesgarse y no reflejar con exactitud la tasa de rotación que se produce. 
Así mismo, si la compañía emplea el método LIFO de contabilidad, la proporción puede resultar inflada por cuanto el LIFO puede subvalorar el inventario. En contraste con la razón corriente y la razón rápida, la tasa de rotación de inventario no presenta un rango homogéneo. Las organizaciones con productos muy perecederos pueden tener rotaciones de inventario 30 veces al año o más. 
Las compañías que conservan grandes cantidades de inventario o que necesitan largos períodos para acumularlo, pueden tener rotaciones sólo dos o tres veces al año. En términos generales, la tendencia de conjunto en los negocios es en la actualidad reducir los costos de llevar inventario limitando en todo momento la cantidad de inventario en existencia. 
Como resultado, tanto las rotaciones físicas individuales como los promedios sectoriales en este campo se han aumentado en los últimos años. Es importante comprender, sin embargo, que existen muchos factores que pueden causar una baja tasa de rotación de inventario. Es posible que el inventario que mantiene la compañía no sea el adecuado, puede haber falta de calidad, o puede haber problemas de ventas o de marketing.

jueves, 18 de septiembre de 2014

Análisis de proporciones o razones y lo que significan - IV

3. Tasa de rotación de inventario. 

La proporción de rotación de inventario mide cuántas veces en promedio se re- nueva el inventario en un período de tiempo. En su sentido más simple, una rotación de inventario sucede cada vez que se recibe un artículo, se utiliza o se vende, para luego restituirse. Si una unidad de existencias llegara dos veces al año. se utilizara o se vendiera y luego se repusiera, habría dos rotaciones anuales. Si lo anterior sucediera una vez al mes, serían doce rotaciones al año, y así sucesivamente.
La rotación de inventario es una medida importante, por cuanto la capacidad de mover el inventario con rapidez tiene un efecto directo sobre la liquidez de la compañía. La rotación de inventario se calcula como sigue:
En esencia, cuando un producto se vende, se resta del inventario y se transfiere al costo de las mercancías vendidas. Por consiguiente, esta proporción indica con cuánta rapidez se mueve el inventario para efectos contables. No refleja necesariamente cuántas veces se manipulan los artículos físicos reales dentro de la propia instalación. Esto es cierto porque la cifra del costo de las mercancías vendidas puede comprender artículos que se han vendido pero que nunca se manejaron físicamente.
Por ejemplo, los artículos que se compran y se despachan directamente a un cliente nunca ingresan en las instalaciones propias. Una medición más precisa de cuántas veces se renueva el inventario físico real dentro del local sería la siguiente:

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Análisis de proporciones o razones y lo que significan - III

No necesariamente es deseable una razón corriente alta. Puede indicar que la compañía conserva inventario de alto riesgo o puede estar haciendo un mal manejo de sus activos. Por ejemplo, los minoristas de confecciones pueden tener un inventario costoso, y al mismo tiempo pueden hallar bastante difícil deshacerse de él si han elegido una línea de prendas equivocada. Esto convertiría al negocio en cuestión en una compañía de alto riesgo, forzando a los acreedores a exigir garantías financieras mayores. Por otra parte, si una razón corriente alta es resultado de la posesión de una cuenta de dinero en efectivo muy grande, esto puede indicar que la compañía no reinvierte su dinero de manera adecuada. Aun si la razón corriente parece estar bien, deben tomarse en consideración otros factores, pues pueden subsistir problemas de liquidez. Por cuanto la proporción tiene en cuenta la cantidad y no la calidad, es importante mirar en qué consisten los activos corrientes para determinar si los forma un inventario de salida lenta. Con el fin de evaluar el impacto del inventario sobre la liquidez, debe tomarse en consideración otra prueba de liquidez: la proporción rápida (o prueba ácida). 
 2. Razón rápida o prueba ácida. La proporción rápida compara los activos corrientes de mayor liquidez de la organización con sus pasivos corrientes. La proporción rápida se calcula como sigue:
Supóngase que una empresa que vende a crédito tiene una razón rápida de al menos 0,8. En otras palabras, la compañía tiene al menos 80 centavos de activos líquidos (probablemente en forma de cuentas por cobrar) por cada dólar de pasivos. Las empresas con ventas considerables en efectivo (como las tiendas de comestibles) tienden a ser aún más bajas. Igual que en el caso de la razón corriente, una razón rápida baja es indicativa de problemas de flujo de caja, mientras que una alta puede señalar un deficiente manejo de activos, pues el dinero en efectivo puede no estarse reinvirtiendo de modo adecuado o los niveles de las cuentas por cobrar pueden estar fuera de control. La capacidad de una organización para recaudar con prontitud sus cuentas por cobrar tiene un efecto significativo sobre esta razón. Mientras más rápido se haga el recaudo, mayor liquidez tendrá la empresa.

martes, 16 de septiembre de 2014

Análisis de proporciones o razones y lo que significan - II

En particular, se presentan a continuación tres tipos de proporciones útiles al evaluar inventarios. 

1. Razón corriente. La razón corriente evalúa la liquidez total de la organización e indica la capacidad de una compañía de satisfacer sus obligaciones de corto plazo. En otras palabras, mide si una empresa podrá o no pagar sus cuentas. En términos técnicos, la razón corriente indica cuántos dólares de activos se tienen por cada dólar de pasivos que se adeudan. La razón corriente se calcula del siguiente modo:
Con activos corrientes se hace referencia a los activos que se encuentran en forma de dinero en efectivo o que pueden convertirse con facilidad en dinero en efectivo dentro del plazo de un año, como por ejemplo las cuentas por cobradlos títulos valor y el inventario. Por pasivos corrientes se entienden los pasivos adeudados y que deben pagarse dentro del plazo de un año, como son las cuentas por pagar, los títulos valor por pagar y la parte de corto plazo de la deuda de largo plazo. 
Los estándares de la razón corriente varían de un sector a otro. En las compañías del sector de servicios, que tienen poco o ningún inventario, la razón corriente por lo general oscila entre 1,1 y 1,3, es decir, USS 1,30 en activos corrientes por cada dólar de pasivos corrientes. Las compañías que mantienen inventario tienen razones corrientes más elevadas. Este último grupo incluye a las empresas del sector manufacturero, cuyas razones corrientes suelen variar entre 1,6 y 2,0; no sólo tienen inventarios en forma de productos terminados listos para la venta, sino que también poseen inventarios de productos en proceso no dispuestos aún para la venta. En términos generales, mientras mayor sea el tiempo que tome a una compañía fabricar el inventario y mayor sea el inventario que debe mantener a mano, mayor será la razón corriente.
¿Qué puede significar la razón corriente? 
Una razón corriente baja puede indicar que una empresa tiene problemas de liquidez, o que tiene dificultades para satisfacer sus obligaciones de corto y largo plazo. En otras palabras, la organización puede adolecer de carencia de flujo de caja para cubrir los gastos operativos y de otro tipo. Como resultado, las cuentas por pagar pueden estarse acumulando a un ritmo mayor que las cuentas por cobrar. Nótese, sin embargo, que se trata solamente de un indicador, y debe utilizarse en conjunto con otros factores para establecer la situación financiera global de lina organización. En realidad, algunas compañías pueden soportar razones corrientes inferiores al promedio debido a que mueven su inventario con mayor rapidez y/o son más veloces para cobrar a sus clientes y por consiguiente tienen un buen flujo de caja.